Reincidentes

sospechoso

Vivimos en una sociedad insegura, no tanto por la delincuencia desorganizada e ilegal, sino por los bien organizados sociópatas que se parapetan tras la legalidad (a menudo a su medida). La inseguridad se acentúa gracias a la creciente debilidad mental de las víctimas y a que los escasos individuos que aún logran pensar e interpretar mínimamente la realidad se hallan en triste minoría, aislamiento e indefensión.

Tenemos la sensación de que debemos defendernos, pero ¿de quienes? ¿contra los que nos “atacan”, si es que los identificamos? ¿seguro?

 

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

                                                                                                                                                                                                Albert Einstein

 

Si lo pensamos un poco, la indignación es -o debería ser- a partes iguales- contra los “opresores” (sean quienes sean) y contra los que se mantienen pasivos, obedientes, miran a otro lado, no quieren complicarse la existencia, se mantienen al margen y se limitan a cumplir con sus obligaciones, “que para eso les pagan”. A muchos les indignan los gobernantes, pero sería justo indignarse también por la desidia del vecino (del compañero de trabajo, del amigo, del pariente, etc.) al que todo parece que le da igual y que apenas se inmuta por las más viles decisiones en materia de política “de salvamento” (salvo que toquen su propio bolsillo).

 Ojalá ni los economistas ni los políticos (ni politólogos) tuvieran vela en este entierro. Un hombre que recibe un martillo y aprende a utilizarlo tratará de arreglarlo todo a martillazos. De igual modo, un político cree que todo es cuestión de política, y un economista cree que todo lo rige la economía. Imaginen lo que es capaz de imaginar un señor que sea a la vez economista y político (o politólogo): da escalofríos pensarlo, sin embargo en los gobiernos abundan (… y en las universidades también). Cabe imaginar que las soluciones debieran ser construidas -en parte, al menos- con herramientas políticas, sí, pero no por directrices de ningún político (… y menos aún de los economistas).

Una de los objetivos principales de los grupos e individuos que trabajan por el progreso social es incrementar la cantidad de gente consciente de los problemas y comprometida con la causa. Si bien el objetivo es muy loable, podríamos sospechar que sea poco práctico, demasiado lento, y que -por otra parte- quienes cambian la realidad son siempre una minoría influyente; luego más vale que esa minoría influyente esté de nuestra parte.

 Los economistas y politólogos -aún si son críticos y atacan el status quo, o son anti-sistema- tampoco ayudan a defenderse del “ataque” del poder, pues sin pretenderlo colaboran en hacernos creer que las ideas a desmontar son complejas… y realmente no lo son. Cualquier persona que conserve algo de sentido común intacto (y no esté contaminada por una educación “superior” o “especializada”) sería capaz de desmontar los ridículos “argumentos” y eslóganes de marketing con que nos inundan los mass media (y los libros de dudoso contenido). Pero además de las estupideces varias con que nos alimentan los medios “de comunicación”, también la democracia representativa inocula en la ciudadanía una humillante indefensión aprendida que la somete y esclaviza sin necesidad de grilletes. La democracia representativa nos da la impresión – más que justificada- de que hagamos lo que hagamos (en materia electoral) estamos perdidos.

 En fin; la democracia esta es -después de todo- un invento de los antiguos griegos; demasiado vieja como para confiar tanto en su correcto funcionamiento en este mundo tan complejo y moderno. Ya es hora de que nos ofrezcan una versión mejorada.

 

 

Aprender sin pensar es trabajo perdido; pensar sin aprender es peligroso

Confucio

La mayoría de las tradiciones no son más que las enfermedades de una sociedad.

Carlos Ruiz Zafón


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s