Previsiblemente inesperado

Por Alberto Montiel

Son sorprendentes los efectos que produce a menudo el cruce de tendencias, a veces aparentemente inconexas. Es el caso del cruce de tendecias tan variadas como el incremento de la pobreza en las ciudades, la carestía creciente de los combustibles fósiles, el cambio climático, la destrucción de la institución familiar y el individualismo creciente, las deficientes normativas de construcción en materia de aislamiento térmico y de aprovechamiento pasivo o activo de la energía solar, y el crecimiento demográfico, entre otros.

Uno de los efectos resultantes en este caso, sobre el que ayer leí en un artículo de la Vanguardia, es la llamada pobreza energética, a veces tan cruel y letal como la pobreza del hambre. Esta vez, para variar, no se ceba en Africa; ocurre en los países “ricos” cada vez más frecuentemente.

Era facil de preveer (de hecho siempre ha ocurrido), pero los “organizadores del desastre” desoyen continuadamente los consejos de los expertos independientes que avisan de los numerosos riesgos que supone el “desarrollo”.

En general, cuando se entrecruzan ciertos riesgos y tendencias se alimenta el cumplimiento de la – a menudo subestimada- “ley de Murphy”: si algo puede ir mal, irá mal en algún momento. Es lo que sucede en los accidentes y en los mal llamados desastres naturales. Como el ocurrido hace menos de un año en Japón, pues en un país muy densamente poblado, con una gran cantidad de centrales nucleares construidas frente a una gran falla que da origen cada año a numerosos terremotos, no era difícil imaginar la aparición de un “cisne negro”, en forma de tsunami, terremoto o ambas cosas.

Además, el tiempo juega siempre en contra, pues los riesgos aumentan cada año que pasa. Ocurre también con las cada vez más deterioradas centrales nucleares, que operan con personal cada vez más confiado a una rutina segura.

 Si mientras las sociedades y los países ricos aún pueden, no saben prepararse para las venideras épocas de escasez y los nuevos peligros que afrontaremos, estaremos acumulando números de una lotería muy peligrosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s